Inicio / PyMEs / Administración / 101 buenas prácticas para el liderazgo de pequeñas y medianas empresas

101 buenas prácticas para el liderazgo de pequeñas y medianas empresas

Gestión también se trata de conectar con la gente de tu equipo. Entonces, ¿cómo gestionar de forma eficaz un equipo? Con el sentido común, por supuesto. Estos son algunos “Back to basics” de reglas que te pueden ayudar a desarrollar las habilidades de gestión que realmente importan.

101 buenas practicas de liederazgo
Foto cortesia de SerieAdict@ en Flickr

Lenguaje corporal

Nos guste o no, nuestro cuerpo lo dice todo, incluso cuando estamos en silencio. Aquí está la manera de expresar una actitud que es apropiada para un líder.

1. Al ponerte de pie, mantén  los hombros hacia atrás y aprovecha tu altura, eso da un aire de confianza.
2. Saca las manos de los bolsillos. Poner las manos en los bolsillos es a menudo visto como una señal de que tienes algo que ocultar o timidez.
3. De pie, con los brazos cruzados detrás de tu espalda. Esto te ayudará a ajustar su postura, y deja las manos en una posición que está abierta y no intimidante.
4. Haz contacto visual. Siempre mira directamente a los ojos de la gente con la que hablas. Esto demuestra que le interesas y también te da un sentido de confianza, se moderado una mirada fija sin respiro no hace amigos.
5. Siéntate con la espalda recta. Incluso si estas en reunión a las 8 am, das la impresión de cansancio, es importante sentarse con la espalda recta en la silla. Encorvarse te hace parecer desinteresado y puede dar un aire no deseados de pereza.
6. Da la cara a la persona con la estás hablando. Esto demuestra que estás interesado y comprometido en la conversación.
7. Se da la mano con firmeza. Para muchos, un apretón de manos es un reflejo de la persona que está dando la mano. Tu no quiere mostrarte como inseguro o dominante, así que asegúrate de que lo tuyo es profesional y seguro.
8. Sonríe siempre. Las sonrisas son contagiosas y hace que otros se sientan positivos cuando están cerca de ti.
9. Tu mejor aspecto. No tienes que ser un modelo perfecto todos los días, pero debes vestirte adecuadamente y con pulcritud ¡ Peínate Compadre!. La ropa puede tener un gran impacto en la manera en que te perciben, a la tierra que fueres vístete como ellos.
10. Camina con confianza. Manten la cabeza erguida y da pasos firmes.

Cumplimiento de los plazos

Nadie será feliz si tu equipo tiene que correr en círculos en el último minuto para completar un proyecto. Sigue estos consejos para que los plazos sean menos estresantes para todos.

11. Sólo promete lo que realmente puedas ofrecer. No crees plazos que sabes que no puedes cumplir. Solo promete lo que sabes que puedes hacer, deberías ser capaz de terminar a tiempo.
12. Establecer objetivos claros. Una vez que sepas lo que vas a llevar a cabo, será fácil saber cómo y cuándo puedes hacerlo. Pon tus metas en un papel y asegúrate de que todos en tu equipo reciban una copia.
13. Organizar un equipo. Muchos de tus colaboradores tendrán sus puntos fuertes y de formación que pueden ser de gran valor para ciertos proyectos. Escoge un equipo que tenga las habilidades necesarias para llevar a cabo el trabajo.
14. Delegar tareas. Difunde el trabajo entre tus colaboradores de una manera que no dejes a nadie sobrecargado, además sé un facilitador del trabajo para evitar problemas.
15. Crear hitos, tópicos o temas específicos. La creación de hitos para ti y tu equipo les ayudará a realizar un seguimiento de su progreso y también les dará un sentido de logro al ir llegado a cada etapa del proyecto.
16. Mantén una comunicación abierta. Mantener a todos en contacto con el estado de los proyectos es clave para asegurarse de que se están terminando a tiempo.
17. Hacerlo bien la primera vez. Planear con anticipación te ayudará a evitar la entrega de un producto de calidad inferior. Tener que rehacer algo para un cliente cuesta dinero, y lo más probable es que las oportunidades de negocios en el futuro disminuyan.
18. Se organizado. Mantenerse organizado te ayudará a no perder el tiempo persiguiendo los documentos e información importantes.
19. Expectativas claras. Asegúrate de que cada miembro de tu equipo sabe cuáles son sus responsabilidades específicas. Esto te ahorrará tiempo y evitara que ciertas tareas sean pasadas por alto.
20. Crear un plan. Compila los objetivos y metas en un plan integral para atacar a cualquier proyecto que te den. De esta manera, puedes asegurarte de que vas a cumplir en la fecha prevista y que todos tus colaboradores tendrán claro cómo y cuándo deben hacerse las cosas.

Llevarse bien con los empleados

Una oficina feliz es productiva. Todo el mundo estará más alegre si sigues estas sencillas reglas.

21. No hagas que tus colaboradores vengan en los días y horas que normalmente no están programados para trabajar o los llames mientras están de vacaciones. A menos que tengas algo que no hay remedio y se tiene que hacer, dejar que el tiempo fuera del trabajo siga siendo así.
22. No hay favoritos. El favoritismo puede sesgar tu juicio y perjudicar su capacidad de liderazgo. Trata a tus colaboradores por igual.
23. Dar crédito cuando es debido.  Tomar el crédito por las ideas de tus empleados y evitar reconocerlos es malísimo. Esta acción no sólo fomenta el resentimiento, también te hace parecer poco fiable.
24. No a la microgestión. A pesar de que está bien supervisar para mantenerte al día con lo que tus colaboradores están haciendo, no siempre es bueno mirar por encima de tus hombros de manera constante.
25. Nunca discuta asuntos personales con sus compañeros de trabajo. Los rumores siempre vuelven a la persona y te hacen ver poco profesional.
26. No interferir con el trabajo de los empleados. Si tus empleados están metidos con el trabajo, no los estreses con él  “como debe hacerse”. Incluso si no se está haciendo en la  forma en que tú lo harías, lo mejor es dejar que los empleados utilicen su mejor juicio.
27. No empuje plazos razonables. Seguro no quieres gastar todo tu tiempo en la oficina, y tampoco lo quieren hacer tus empleados.
28. CUMPLE TUS PROMESAS. Salvo algún evento catastrófico, siempre debes cumplir con las promesas que haces a los empleados, especialmente sobre los salarios y beneficios.
29. Mantener el trabajo sobre el trabajo. Promueve la cultura del trabajo, la vida personal de tus trabajadores afecta en forma positiva o contraria a la empresa, hay que concentrarse en lo que es importante evitando las constantes interrupciones.
30. Recompensar el trabajo duro. Asegúrate de que tus colaboradores se sientan valorados por el trabajo que hacen. Los empleados estarán más dispuestos a hacer un esfuerzo extra si saben que son tomados en cuenta y apreciados.
31. Provee motivación. A veces, los empleados necesitan una inyección de moral. Proporcionarles el estímulo para conseguir un balance en el trabajo.

La Auto Gestión

Ser un buen gerente no sólo se trata de motivar a las personas a hacer, se trata también de la gestión de su propio desempeño.

32. Ser accesible. No te refugies en la oficina todo el día – hay que salir y visitar a tus empleados. Hazles saber que siempre pueden venir a ti con sus problemas y preocupaciones.
33. Estar abierto a la crítica constructiva. No siempre se trata de oír lo que esperas, sino de escuchar a la crítica constructiva, eso da la oportunidad de aprender y crecer de tus errores.
34. Aceptar la responsabilidad. Parte de ser el jefe es aceptar la responsabilidad por los errores de todo lo que manejas, no sólo lo tuyo.
35. Sabemos que siempre hay margen para la mejora. No importa cuán bueno crees que eres, tu trabajo siempre se puede hacer mejor. Deberías siempre estar dispuesto a aprender.
36. Mejorar tus habilidades. El aprendizaje es un proceso permanente. Nunca se es demasiado viejo para tomar una clase o pedirle a un compañero de trabajo te ayude a mejorar tu conocimiento.
37. Explica las cosas con sencillez. No uses grandes palabras o jerga técnica sólo para sonar inteligente e impresionar a otros. Tus empleados entienden y lo harán mejor si les explicas con sencillez y claridad lo que necesitas.
38. Instruir en lugar de ordenar. Puedes ser el jefe, pero no tienes que ser mandón. Tendrás más éxito si tus solicitudes son entregadas con más tacto.
39. Incluye a tu personal en los planes. No hagas del trabajo un secreto, deja que tus empleados sepan lo que está pasando y cómo se espera que contribuyan.
40. Conoce el puesto de trabajo de tus subordinados. A veces el trabajo se complica y hay que doblarse las mangas de la camisa y entrar en acción, no te querrás ver atrapado por falta de un conocimiento de trabajo inferior.
41. Sea flexible. Está bien ser firme en lo que esperas, pero permite cierta flexibilidad en el “cómo se hace”.
42. Obtén información periódica y valiosa. Tus empleados y superiores te pueden dar información valiosa sobre cómo mejorar tu rendimiento. Usa esto para tu ventaja.
43. Conoce tus limitaciones. No se puede estar en todas partes haciendo todo a la vez. Conoce los límites de tu tiempo y habilidades, y decide aprender a decir no a cosas que sabes que no se pueden hacer.

Aumento de la productividad

Sacar el máximo partido de tu día puede ser difícil con una agenda muy ocupada, pero puedes utilizar estos consejos para ayudarte a maximizar tu tiempo con el fin de estar más disponible para los colaboradores.

44. Sacar el máximo provecho de las reuniones. Se organizado y preparado para las reuniones se trata de aumentar la eficacia y el aprovechamiento del tiempo.
45. Concentra tu energía en cosas que importan. No tomes tanto tiempo para tareas triviales eso resta oportunidades para las cosas que son realmente importantes.
46. Identificar tus ladrones de tiempo. Todo el mundo tiene pequeñas cosas que distraen su atención y hacen perder el foco. Averigua cuáles son y trabaja para eliminarlos, aunque sólo sea por unas horas al día.
47. Ser puntual. Llegar a tiempo es una gran cosa. Nunca mantengas a la gente esperando para las citas o reuniones, si puedes evítalo. Llegar tarde es tan malo como hacer esperar a alguien que llego puntual.
48. Responder tu email en un plazo razonable de tiempo. No tienes que estar encadenado a tu bandeja de entrada, pero asegúrate de responder los correos dentro de un lapso de horas mínimo siempre que sea posible.
49. Hacer sólo lo que es necesario. Hay momentos en que hay que ir más allá de las obras, pero si lo haces a diario puede descarrilar el progreso de las cuestiones más importantes. Decide hacer las cosas importantes primero, y luego ve si tienes tiempo para cosas adicionales.
50. Atenerse a horarios y rutinas. No son muy emocionantes pero los horarios y las rutinas pueden ayudar a simplificar y mejorar tu productividad.
51. Organizar y administrar tu agenda. Utiliza las herramientas que tengas a tu disposición para dar prioridad a tu día y no perder de vista lo que hay que hacer, pluma y cuaderno siguen siendo útiles.
52. Planifica más de lo que crees que puedes hacer. Puede parecer estresante pero resulta ser un gran motivador. Si te las arreglas para tener todo listo, disfrutaras de un sentido de logro.
53. Llegar al trabajo más temprano. A veces, una hora y media sin interrupción en la oficina desocupada puede ayudar a conseguir avances importantes en las cosas por hacer o permite que planees tu día antes de que haya distracciones. ¡El que madruga…tweetea primero!
54. Sabemos que a veces el estrés es bueno. Aunque mucho de cualquier cosa, especialmente el estrés, puede ser malo, a veces un poco de estrés puede ser la motivación para que te muevas, lo que te permite hacer más cosas.
55. Hacer lo difícil primero. Consigue tus tareas más tediosas y menos deseables al principio del día. Después de eso, todo lo demás será una brisa.

La gestión de Finanzas y Recursos

Si eres propietario de un negocio o un gerente, mantenerse en la cima de los activos tangibles es vital para el éxito. Estos consejos te pueden ayudar a no perderte.

56. Establece un presupuesto realista. Es bueno ser optimista, no planifiques gastar más de lo que sabes que puedes permitirte. Asegúrate de tener un plan de emergencias y contingencias.
57. Ahorrar costos en los que más importa. No te limites a pellizca centavos al momento de comprar. Asegúrate de que tus ahorros se vean recompensados en el largo plazo. Comprometer la calidad puede costar más adelante en reparaciones y reemplazos.
58. Gastar sólo cuando es necesario. No gastar si no es necesario. Cada centavo que  se guarda se dirige hacia el beneficio  de tu negocio.
59. Buscar fuentes alternativas de financiación. A veces, incluso en las empresas con éxito se necesita un poco de ayuda. Préstamos comerciales y nuevos inversionistas pueden ayudarte a través de tiempos difíciles.
60. Mantenerte fiel a tus contratos. No sólo vas a ganar el respeto de tus clientes, también evitaras las batallas legales que pueden ser una carga financiera grave.
61. Asegúrate que tus empleados están bien compensados. Los empleados merecen ser recompensados por el trabajo duro. Asegúrese de que los tuyos están bien compensados por su tiempo y van a ser más productivos y más felices al venir a trabajar.
62. Aprender a hacer más con menos. La calidad es mucho más importante que la cantidad, así que lo que tienes tomar en cuenta.
63. Asignar equipos y tecnología con prudencia. A pesar de que podría ser bueno para todos los empleados a tener un iPad, los presupuestos a menudo no permiten comodidades tales. Asegúrate de que los empleados que necesiten herramientas apropiadas tengan acceso a ellas.
64. Invertir en tecnología sólida. Esto no quiere decir siempre la última tecnología, se trata de que tu oficina tenga lo que necesita para hacer un trabajo eficaz.
65. Actualización cuando sea necesario. Utilizar equipos y programas obsoletos puede realmente reducir la velocidad. Actualizar lo que tanga sentido evita quedarte atrás de tus competidores.
66. Evitar desperdicios. Cada hoja de papel, lápiz y clip tiene un costo en tu presupuesto. El uso de materiales sabiamente y la eliminación de los desperdicios causados por la prisa o descuido tiene un efecto positivo en tu presupuesto.

La comunicación con los clientes

Si eres un propietario de un negocio o un administrador de  proyectos, una cosa es siempre la misma: el cliente es la voz dominante en la toma de decisiones. Aprende a comunicarte de manera efectiva y se buen ejemplo para la gente que supervisas.

67. Recuerda que el cliente es el jefe. Al final del día, tu trabajo es hacer feliz al cliente. Actúa en consecuencia.
68. Diferenciar tus productos. No te pierdas en un mar de productos y servicios como los tuyos. Asegúrate de que te destacas de tus competidores.
69. Retener a los clientes es tan valioso como conseguir nuevos. Aunque uno siempre quiere atraer clientes nuevos, es muy importante mantener las relaciones con los clientes leales.
70. Proporcionar canales de comunicación efectivos. Asegúrate de que tus clientes puedan contactar contigo o tu personal fácil y rápidamente si tienen algún problema, inquietud o pregunta. También pueden proporcionar una valiosa fuente de información.
71. Mantener datos de los clientes. Utilízalos para hacer que tus clientes se sientan especiales, recordando ocasiones como cumpleaños y aniversarios. También es útil para el seguimiento de las preferencias de compra.
72. Segmentar a tus clientes. No todos los clientes son iguales. Divide a tus clientes en grupos de tal manera que te permiten proporcionar atención y servicios que satisfagan las necesidades únicas de cada cliente.
73. Proporción eficaz de servicios post-venta. No dejes caer el contacto después de que el trabajo esté completo. Asegúrate de que tu cliente se mantiene feliz.
74. Escuchar con atención. Presta atención a los clientes ayuda a producir exactamente lo que ellos están pidiendo y que les ayudara a satisfacer mejor sus necesidades.
75. No tengas miedo a decir que no lo sabes. Está bien no saber la respuesta a cada pregunta. Es mejor decir que no sabes, dar información imprecisa posibilita el riesgo de que el cliente no regrese, decir “no se” también es percibido como honestidad

Mantente al día con el cambio

No hay manera de impedir que el mundo cambie, así que sigue estos consejos para mantenerse al día y por delante del juego.

76. No luches contra el cambio. No se puede acabar con los mercados, las tendencias y las tecnologías de cambio, así que aprende a ir con la corriente o sea un agente de cambio.
77. Adoptar un estilo de gestión predictiva. No esperes que las cosas sucedan para hacer un movimiento. Anticípate a los problemas y propón planes de contingencia.
78. Pon a prueba tus planes de contingencia. Esperar para el desastre es una forma peligrosa de averiguar si tus planes de emergencia se mantendrán. Ponerlos a prueba de vez en cuando para ponerlos a punto y asegurarte de que están siendo pertinentes es lo mejor.
79. Identificar los aspectos positivos. Incluso los cambios más negativas pueden tener aspectos positivos. Ser capaz de identificar y maximizarlos puede ayudar a que la adaptación sea menos dolorosa.
80. Adáptate rápidamente. Aprender a adaptarse a situaciones cambiantes con rapidez y ser capaz de cambiar de plan en el fragor de la batalla,  es bueno si la situación lo requiere.
81. Estar atentos a los factores externos. Tu negocio se ve afectado de muchas maneras por factores externos. Mantente al tanto de estos, para que puedas prever los cambios repentinos del mercado que afectan al modo en que necesitas administrar.
82. Poner en marcha un plan de investigación y desarrollo. Fomentar la innovación y la creatividad para mantenerse por delante de la demanda de productos más nuevos y mejores productos y servicios es lo mejor.
83. Mantén un ojo en la competencia. No dejes que la competencia se lleve lo mejor. Ponte al día con lo que están haciendo y  utiliza esa información para crear ventaja en la gestión de tu negocio.

Solución de problemas

Si los problemas son internos o externos, pueden hacer tus tareas de gestión en una pesadilla sino los manejas correctamente, son como para estar al tanto de ellos.

84. En defensa de los empleados. Si otros departamentos o gerentes están dando mano dura a tus empleados, ¡PONTE DE PIE Y DEFIÉNDELOS!.
85. Arreglar lo que está roto. No pierdas el tiempo asignado culpas. Hazte cargo de solucionar el problema antes de tratar con posibles repercusiones.
86. Gestionar y controlar tus emociones. No dejes que la ira o la frustración afectan la solución de problemas. Si estas en una situación emocional, deja que se enfríe antes de discutir o pon un mediador externo…el @MonjeDalay en twitter da buenos consejos sobre estrés y cómo relajarte.
87. Aprenda cuando dar un paso. Algunos problemas pueden resolverse por sí solos si dejas que así sea, pero hay que ser conscientes de los tiempos, tarde que temprano tendrá que intervenir y tomar el control de la situación.
88. La culpa. Si has cometido un error, confiesa. Te dará más tiempo para trabajar en solucionar el problema en lugar de pensar de que manera de salirte por la tangente.
89. Ve los hechos en primer lugar. Antes de emitir un juicio sobre una situación, asegúrate de tener toda la historia. Escucha a los empleados y abstente de cuestionar la integridad de alguien sin antes cerciorarte de que hayas recopilado todos los datos.
90. Superar la crisis. Aprenda a separar del problema por encima de la refriega. Serás capaz de pensar más claramente y tomar una mejor decisión sobre cómo corregir el problema.
91. No ignores los problemas. Un pequeño problema puede convertirse en bola de nieve y algo mucho más difícil de corregir.
92. Tratar de despersonalizar los problemas. Deja que los empleados sepan que el problema no es con ellos sino con sus acciones. No lo hagas personal.

Ir más allá

La gestión de personas, no solo se trata de hacer el trabajo. Para realmente ser un gran líder, a veces es necesario ir más allá de lo que el trabajo requiere.

93. Predicar con el ejemplo. Puedes hablar hasta que te pongas azul, pero la mejor manera de conseguir un punto a favor es siendo un modelo a seguir. Que tus empleados sigan tu ejemplo.
94. Ensuciarse las manos. A veces es necesario mostrar a tus colaboradores que nadie está por encima de hacer tareas poco atractivas.
95. Hacer la diferencia para tus empleados. No te limite a ser un gestor genérico – destaca como líder y modelo para tus empleados.
96. Ganarse la confianza y el respeto de tus empleados. Es mucho más fácil dirigir a los empleados cuando se respetan las reglas y los límites, y fomenta la confianza en tu liderazgo.
97. Se comprensivo con los problemas personales. Si bien o no, lo que pasa fuera del trabajo pueden tener un efecto grande en la calidad del trabajo producido. Se sensible si los empleados tienen problemas personales que les impiden concentrarse en el trabajo.
98. Ser único como gerente. Cada posición requiere algo diferente y se debe estar orgulloso de ser expertos en lo particular, en lugar de tratar de emular a otros gerentes.
99. Recuerda la cuestión ética por encima de todo. Ser honesto y confiable en todos tus negocios y relaciones personales.
100. Estar en la búsqueda de nuevas ideas. Nunca se sabe dónde vendrá tu próxima fuente de inspiración.
101. Conoce a tus empleados. Aprender algo más que sus nombres. Conocer antecedentes de sus familias, gustos y disgustos. Si lo haces les harás la vida laboral más agradable.

0
Share on Pinterest
Guía implementación de ISO 9001:2008

Acerca de Daniel Jimenez

Ingeniero Industrial, Máster en Dirección y Gestión de la Calidad. Con gusto comparto mis experiencias y conocimiento sobre Sistemas de Gestión aquí. Me especializo en aportar soluciones a líderes de sistemas que quieren obtener mejores resultados de sus proyectos de implementación, mejora o auditoría, Clic Aquí Para Conocerlas Hoy.

Recomendado Para Ti

oportunidades iso 9001:2015

¿Cómo Determinar Las Oportunidades?

Las oportunidades son generadas por una serie de factores o conjunto de circunstancias que hacen …

4 comentarios

  1. Excelente gracias.

  2. Hola ya estoy inscrita en la Semana Pymes super vale la pena y a todo lujo, mucho aprendizaje, solo estaré el 7 y 8, pues se me emplama con la EXPOCAPITAL HUMANO del 9 al 11 en el WTC.
    Vas a venir, si es así para saludarte, tener una atención contigo reunirnos en un buen restaurante por ejemplo el giratorio en el WTC Belinis, es corresponder, admiro tu dedicación tengo muchas cosas que hacer
    Muchas gracias por todas tus atenciones.

    • Hola Estela un gran saludo, por el momento no tengo planes para asistir, si me invitan a dar una conferencia voy jaja, de restaurantes me gusta la casa de Toño, pura comida Mexicana…muchos saludos.

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu comentario será bienvenido. Sin embargo será moderado según las políticas para comentarios.